Evita los «late fee» recargos

;;recargos-1

“Late fee” o recargo es la sanguijuela que succiona paulatinamente el flujo de fondo mensual (cashflow) de tu hogar o negocio. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la palabra recargo se define como: “Cantidad o tanto por ciento en que se incrementa la deuda, por lo general a causa del retraso en un pago”. Aproximadamente 25%, o 56 millones de personas en Estados Unidos de Norte América no pagan sus cuentas a tiempo.

Dependiendo de la deuda adquirida los recargos pueden variar en monto desde pequeñas hasta exorbitantes cantidades.

Es lamentable que a pesar de los avances tecnológicos incorporados en las transacciones bancarias todavía hay muchas personas que por falta de entrenamiento, temor a la tecnología o por falta de voluntad hacen caso omiso a estas nuevas herramientas y se mantienen utilizando métodos antiguos. El más común es el enviar pagos por correo resultando ser más costoso y tomando más tiempo. Exploremos este ejemplo:

Para hacer un pago por correo debemos comprar el cheque o money order, comprar la estampilla, el sobre y luego encontrar un correo o un buzón en el área. Esto bajo la presión de que debe ser recibido el día y a la hora establecida, de no ser así de seguro recibirá un recargo por la tardanza.

Recuerdo que cuando cambié de hacer pagos manuales por correo a pagos electrónicos me di cuenta de que podía hacer más de un pago mensual y que podía pagar o acreditar de forma parcial o total varios pagos en un mes. ¡Esto no me hubiera pasado por la mente hacerlo por correo!

Otro problema es el procrastinar, que consiste en diferir o aplazar. Recomiendo dejar de pensar como “el día de pago” y verlo como “el último día para pagar sin recargo”. Esto nos da licencia de pagar días previos en vez de caer en la trampa de dejarlo para el último día. No faltan los que aun teniendo el dinero que ya han dispuesto utilizar para pagar las cuentas postergan emitir el pago. Hay personas que se hacen adictas a la adrenalina que produce el dejarlo para última hora, pero este método no es sostenible a largo plazo pues tarde que temprano terminarán pagando recargo.

Algunos dicen que no pueden pagar todas las cuentas a tiempo porque no tienen dinero. Me pregunto si no tienen dinero porque sus ingresos son consumidos por los recargos y poco va para disminuir el monto inicial de las deudas creando esto un círculo vicioso. También es fruto de adquirir pagos mensuales que sobrepasan la capacidad de ingreso y es donde se debe recordar el adagio: “Arroparse hasta donde le dé la sábana”. Tener un presupuesto es crucial para evitar los “late fee” o recargo.

El no hacer uso del pago directo o que tu empleador no te lo proporcione crea una aparente leve tardanza, pero cuando se une a los fines de semana, días festivos, tiempo que toma para aclarar el cheque, es lo suficientemente significativo como para trabar la disponibilidad del dinero a la hora de emitir los pagos.

Pagos automáticos: hay cuentas como por ejemplo los préstamos estudiantiles y mortgage (Hipotecas) que puedes pagar de forma automática dándole acceso a tu cuenta; en donde dispones un día al mes para que se cobren. Al utilizar este servicio, algunos te ofrecen una tasa de interés menor y a la vez evitas retrasarte.

Otros prefieren no darle acceso y ser ellos los que envían sus pagos. Esto se puede hacer utilizando Bill Pay, herramienta que es ofrecida gratis por la mayoría de bancos. También hay opciones de cuentas money market que ofrecen chequeras y a la vez te ofrecen la posibilidad de hacer p2p (persona a persona)  y de programar un pago futuro.

Pagos adelantados: los celulares, las tarjetas de crédito, los préstamos estudiantiles, los mortgage te ofrecen pagos adelantados. Así que si tienes un mes dinero extra puedes hacer pagos adelantados y el monto se va deduciendo. Es bueno leer los términos para que así puedas especificar si quieres aplicar el dinero extra al monto existente o que se aplique al pago de la cuota del próximo mes.

La clave: planear los pagos de forma proactiva y no reactiva. Estos cambios nos permitirán estar un paso adelante en vez de un paso detrás; y de esta forma eliminaremos de una vez por todas los lates fee o recargos.

El plan para evitar recargos

1. Acepta tu salario en pago directo. Esto evita que se pierda el cheque y permite que tu dinero esté disponible en menor tiempo.
2. Paga por Bill Pay. Manera eficiente de enviar el pago con actualizaciones y comprobantes de la transacción enviado a tu email o txt.
3. Realiza pagos antes del día de pago. Asi evitas gastar el dinero en otras cosas mientras eliminas el riesgo de late fee o recargo.
4. Elimina los pagos. Si no hay deudas no hay pago y por ende no hay late fee.

One Comment

Deja un comentario